Quién sabe de dónde salieron los quemadores de acite?

Por qué decidimos crear un blog para hablar de quemadores de aceite? La respuesta es sencilla. Estos pequeños artefactos hogareños se han convertido en un boom de la moda y la decoración de interiores. De diferentes formas, colores, materiales y texturas, estas pequeñas vasijas que soportan el fuego y queman aceite, no sólo generan un ambiente de relax por sus aromas, sino que además suma a la estética de cualquier habitación.

Si bien los quemadores de aceite se han vuelto populares en los últimos años, cabe destacar que son artefactos milenarios. No crean que los han inventado nuestros abuelos ni mucho menos, sino que estos dispositivos se han mantenido desde hace miles y miles de años. Quienes fueron los creadores? Varias comunidades indígenas se atribuyen la creación de los quemadores de aceite, por lo que no se puede señalar a una sola como la causal de su génesis.

Quemadores de aceite

Quemadores de aceite

Ya en aquellos años la necesidad de respirar el aroma de las plantas era imperiosa. Así los primeros hombres que habitaron la tierra descubrieron la posibilidad de evaporar cualquier sustancia líquida para así poder potenciar los olores. Luego, al igual que con todos los artefactos que fueron creado a lo largo de la historia, los quemadores de aceites fueron evolucionando, sobre todo cuando fueron incorporados por la cultura europea, la cual los hizo propios y los empezó a fabricar para los reyes de aquella época.

Muy poca gente sabe que en cada castillo había gente que se dedicaba a hacer lo que por esos años se llama brujería, que no era otra cosa que “ciencia” tal como la conocemos hoy. En aquellos años estos brujos descubrieron la posibilidad de extraer líquido de casi cualquier materia prima que diera la naturaleza. De esta manera se podía evaporar cualquier fruto con los quemadores de aceite y así embellecer todos los ambientes de los nobles con el aroma que ellos quisieran.

Con el paso de los años, la posibilidad de obtener quemadores de aceite fue creciendo y fue ganando popularidad. De esta manera comenzó a asociarse a estos dispositivos a prácticas espirituales, rituales de diferentes tipos, a las artes marciales y a cualquier tipo de meditación. A su vez los quemadores de aceite se convirtieron en un ícono de la cultura Hippie, los cuales consideraban a los quemadores y a los sahumerios como elementos apropiados para curar cualquier ambiente de las toxinas “propias del mundo cruel e injusto en que vivimos”.

Ya en las últimas décadas, al igual que sucede con todos los productos que son apropiados por grupos de resistencia, los quemadores de aceite fueron industrializados, promocionados y comercializados en las esferas más altas de la sociedad. De esta manera los quemadores de aceite abandonaron el lugar espiritual que acostumbraron tener, para pasar a ser considerados una cuestión de moda y estética hogareña.

Es importante señalar este recorrido porque si se presta atención, durante toda la historia del hombre éste ha aspirado a inhalar buenos olores. Desde los indígenas hasta la actualidad, pasando por los reyes medievales y la comunidad hippie, todos persiguen aromas capaces de enamorar a cualquiera y por que no capaces de hacernos olvidar aquello que tendríamos que inhalar como consecuencia de la combustión de las máquinas… En fin, ahora vuelvo, voy a elegir mi quemador de aceite favorito.

~ por rcnico en 01/06/2010.

Una respuesta to “Quién sabe de dónde salieron los quemadores de acite?”

  1. esto si que es interesante. completamente nuevo para mi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: